Garoa, mi dulce infancia

- - Sin categoría

Vuelvo a despertarme en el mismo lugar pero esta vez el sueño es diferente. Siento que mis venas son ríos ardientes que me arrastran por los abismos del bosque, del bosque encantado. Aquí hace frio y siento la humedad del musgo bajo mis pies. Y me vuelvo a despertar. Empiezo a correr por los laberintos de los recuerdos de mi memoria y vuelvo a mi dulce infancia.
Todo está ardiendo a mi alrededor, pero los recuerdos son invulnerables al fuego. Y bailo sobre las cenizas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *