Acercando emociones a la mesa

- - Sala

Una mesa desnuda, apenas un mantel y un plato-escultura inestable de centro de mesa. Un lienzo en blanco, un escenario vacío donde la luz que ilumina tu mesa indica el comienzo del espectáculo. El comensal se encuentra en un espacio virgen, desconocido, donde todo está por hacer, donde todo está por sentir. No son meros espectadores, su experiencia en gran medida dependerá de su interés por buscar. “¿Te atreves? Si no es así, habremos fracasado.”

 ¿Cómo puede ser que un restaurante piense así? ¿Cómo trasgredir la frontera entre normas y placer? Estos últimos años han sido un largo camino de aprendizaje para nuestro equipo de sala. Las enseñanzas experimentadas con actores y coreógrafos han provocado que sientan diferente su presencia en la sala. Han marcado su forma de comunicarse y relacionarse con los comensales. Hoy en día, lo más importante para Mugaritz no es que guste la comida, sino provocar sensaciones, que fluyan en una única experiencia.

Panorama_sala_mugaritz

Después de muchas horas de trabajo y ensayo, el equipo de sala ha constatado que las emociones son contagiosas y que ellos son una pieza clave a la hora de estimular las sensaciones de los comensales. Confianza y complicidad son necesarias para convencerte que muerdas nuestras piedras comestibles o ¿podrías disfrutar comiendo nuestro macaron de sangre dulce? Por supuesto, ellos te transmiten la seguridad necesaria para que esto sea así.  Un equipo sincronizado que sabe dar al comensal lo que se intuye que busca, que crea el contexto idóneo para disfrutar, que relata la historia de cada plato identificando los matices más significativos.

A partir de la comunicación no verbal y un discurso natural, nuestros sumilleres y camareros en Mugaritz han ensayado duro para conseguir que la propia búsqueda de cada comensal se convierta en una experiencia memorable. Quizás lo más sorprendente que hemos descubierto tras estas dinámicas innovadoras es que cuando tratas con ahínco en hacer feliz a alguien, cada vez que sonríes trasciende una verdadera felicidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *